niña prostitutas prostitutas en rumania

Ellas pueden contarlo porque lograron huir de sus secuestradores y los denunciaron a la policía. Pero informes policiales revelan que siguen trayendo mujeres engañadas y que muchas siguen ocultas en locales de alterne o en la noche de recónditas calles. Entonces recordó el nefasto día en que, acuciada por la necesidad, decidió dejarlo todo y venir a España en busca del sueño que le habían dibujado.

Ella aceptó la oferta y contactó con un tal Danut C.. Danut y otro hombre hicieron a la vez el mismo recorrido, pero en un vehículo. La tercera chica no lo consiguió. Danut entregó a ambas los billetes. Y lo primero que hizo fue quitarme el pasaporte, los cien dólares y una agenda personal con direcciones y teléfonos.

Luego me llevó a un piso del centro". Antes de irse a dormir conoció a Ramona F. Pero al enterarse Marcel de aquello la emprendió a golpes con las dos.

Percibía una media de A la salida del club esperaba Marcel para recoger el dinero de todas las chicas. Las amenazas y las palizas se sucedían días tras día por motivos arbitrarios.

La cambiaron a un club de Córdoba del mismo dueño y después se la llevaron a Madrid, donde pasó a depender de otro hombre que le facilitó unos papeles del Ministerio de Trabajo por si acaso la pillaba la policía. Se hospedaba en un hotel comunicado con un club a través de un ascensor y convivía con otra rumana que la vigilaba.

En una ocasión entabló amistad con un cliente, que la ayudó a escapar de la red y denunciar la situación. En la planta alta de aquel lugar había 25 habitaciones individuales. Allí durmió aquel día y allí, durante los dos siguientes años, conoció el infierno. A la mañana siguiente, aquellos dos hombres reunieron a todas las chicas en un comedor de la planta inferior. Aquel rostro desconocido les dijo que, a partir de ese instante, trabajarían como prostitutas. Luego, sin mediar palabra, los dos lugartenientes de aquel individuo las abofetearon a todas.

Un par de chicas que se rebelaron recibieron puñetazos en las costillas y alguna patada en las piernas. Las restantes, muertas de miedo, ni rechistaron. Marina trabajó en aquel prostíbulo durante casi dos años.

De cinco de la tarde a cinco de la mañana, todos los días de la semana. Cada jornada atendió a un mínimo de cuatro hombres. Todo el dinero que ella cobraba se lo quedaba la mafia que la trajo a España, que a su vez pagaba al dueño del local -un español- por el alquiler de las habitaciones. La chica logró escapar en julio de Una mañana, al amanecer, saltó por la ventana de su habitación hasta un patio trasero de aquel caserón.

Luego, cruzó un vallado y salió corriendo. Los servicios sociales también la atendieron. Sin embargo, ella no quiso denunciar ante la Policía Nacional. Hoy, Marina reside en un pueblo de Castellón junto a su pareja, un valenciano.

La chica, de 27 años, es madre de dos niñas de dos y cuatro años. Para protegerla, en el relato anterior se han omitido datos de su historia personal. El incremento de la llegada a España de mujeres rumanas de entre 18 y 30 años para su explotación sexual en prostíbulos comenzó a mediados de la década pasada, tras una modificación legal del Gobierno fechada en que afectaba a la llegada de extranjeros a territorio español.

Desde ese año, la legislación exige el visado a todo ciudadano que quiera entrar en España procedente de países de Latinoamérica como Venezuela, Colombia, Cuba…. Hasta entonces, las mujeres latinas copaban los prostíbulos de este país. El idioma y la forma de ser, muy similar a la de los españoles, eran sus grandes atractivos para atraer clientes que consumieran alcohol y sexo.

Aunque Rumanía, que ingresó en la UE en , sigue sin pertenecer al espacio Schengen , las mafias comenzaron a trasladar a España a centenares de jóvenes con contratos de trabajo falsos. Una vez dentro de Hungría, que sí pertenece a los 26 Estados del continente europeo que no tienen controles fronterizos internos, el viaje hasta España les resulta sencillo. Para el traslado de las chicas suelen emplear dos rutas: A principios de septiembre se detuvo a nueve miembros de una organización que prostituía en Ibiza a 10 rumanas, una de ellas embarazada.

Entonces se pone en marcha un círculo perverso: De esta forma, todas las partes ganan, salvo las mujeres. Esta es la primera parte de dicho trabajo. Amelia Tiganus creció en Galati, este de Rumanía. Eran muy conocidos en su barrio, pero nunca fueron arrestados por ello. Volvieron a violarla, varias veces. Sus padres nunca supieron que fue violada una vez, ni que pasó a serlo habitualmente. Como cualquier niño, sólo quería que me quisieran y que estuvieran orgullosos de mí, entonces sentía que había hecho algo malo.

Tenía miedo de que mis padres se enterasen, por si me rechazaban", señala. Aunque sus violadores eran conocidos, en su entorno no eran habituales las denuncias. Y no podía salir de esa situación: Ser una buena mujer ya estaba fuera de mi alcance. Era una puta ". En esa situación, pensó en el suicidio.

Sus amigos la abandonaron.

Danut y otro hombre hicieron a la vez el mismo recorrido, pero en un vehículo. La tercera chica no lo consiguió. Danut entregó a ambas los billetes. Y lo primero que hizo fue quitarme el pasaporte, los cien dólares y una agenda personal con direcciones y teléfonos. Luego me llevó a un piso del centro". Antes de irse a dormir conoció a Ramona F. Pero al enterarse Marcel de aquello la emprendió a golpes con las dos.

Percibía una media de A la salida del club esperaba Marcel para recoger el dinero de todas las chicas. Las amenazas y las palizas se sucedían días tras día por motivos arbitrarios. La cambiaron a un club de Córdoba del mismo dueño y después se la llevaron a Madrid, donde pasó a depender de otro hombre que le facilitó unos papeles del Ministerio de Trabajo por si acaso la pillaba la policía.

Se hospedaba en un hotel comunicado con un club a través de un ascensor y convivía con otra rumana que la vigilaba. En una ocasión entabló amistad con un cliente, que la ayudó a escapar de la red y denunciar la situación.

Fue catalogada como testigo protegida. Eso significaba que a partir de ese momento la policía se comprometía a regularizar su situación en España a cambio de que ella desvelase los pormenores de su explotación y delatase a los miembros de la red de prostitución.

Era del mismo pueblo Galati Rumania y hoy es otra testigo protegida. Estaba buscando trabajo cuando Marcel y su hermano Daniel, al que conocía de Galati, me abordaron y me ofrecieron un trabajo en España bien pagado. Emprendió el viaje con Daniel a las ciudades de Brasov y Bucarest. Delante de la menor, Daniel arrancó la fotografía a un pasaporte y colocó la de ella.

En Bucardo estuvo una semana. El primer zarpazo se lo llevó a los dos días: No quise y empezó a darme patadas en la cabeza y por todo el cuerpo. En Bucarest me violó, anal y vaginalmente, tres veces", señala. Sólo le dejó tener el pasaporte el tiempo imprescindible para pasar la frontera.

Durante la conversación él estuvo al lado. En el aeropuerto, por supuesto, les esperaba Marcel. Para el traslado de las chicas suelen emplear dos rutas: A principios de septiembre se detuvo a nueve miembros de una organización que prostituía en Ibiza a 10 rumanas, una de ellas embarazada. Entonces se pone en marcha un círculo perverso: De esta forma, todas las partes ganan, salvo las mujeres.

Pero las organizaciones de Rumanía aprendieron de sus hermanos mayores y perfeccionaron su forma de trabajar. Aunque emplean la violencia con las chicas, nunca les quitan la vida.

Su modus operandi es el siguiente. Junto a varios de sus lugartenientes y a las dos jefas que introduce en el grupo para vigilarlas, el proxeneta hace caja con lo generado esa noche por cada una de las mujeres. Después, a la que menos clientes ha tenido ese día, le pegan en presencia del resto. Es su forma de adoctrinarlas y atemorizarlas. Tiene otras formas de generar dinero con las mujeres: En el caso de las bodas forzadas, las redes de trata con origen en Rumanía casan a las chicas con ciudadanos extranjeros fuera del espacio Schengen que quieren obtener la Tarjeta de Residencia de Familiares de Comunitarios.

Normalmente, los casamientos se producen con hombres de origen subsahariano, a los que les cobran en torno a Las mafias nigerianas, también muy vinculadas con la explotación sexual de mujeres, suelen casar a sus cabecillas con rumanas para que éstos puedan permanecer de forma regular en el país y moverse sin ataduras por Europa. Aunque ante la Justicia española las chicas se casan de forma voluntaria, en realidad lo hacen bajo coacción de la red que las trajo a España. Lo lógico es que no vuelvan nunca a tener contacto con sus supuestos maridos.

Por otro lado, las mafias rumanas han conducido el negocio de la prostitución desde los clubes de alterne hasta pisos particulares. En ellos, encierran a una o varias chicas y las prostituyen. Suelen tener entre 14 y 20 años. A la rumana María nombre ficticio la trajeron a España siendo menor de edad. Su padre había muerto poco tiempo antes.

Su madre, incapaz de mantenerla por sí sola, la entregó a una mafia a cambio de 5. Aunque su hija pensó que trabajaría en tareas agrícolas y del hogar, la realidad que le esperaba era bien distinta.

Cuatro miembros de un clan de su país comenzaron a prostituirla en un bar de un pueblo de 2. A su llegada a España la organización mafiosa instaló a María en una vivienda en la que una mujer la controlaba las 24 horas del día. Sólo salía para complacer los deseos sexuales de sus clientes.

Si se negaba, le daban una paliza y la drogaban. A su vez, uno de los miembros de ese clan, con el que la casaron a la fuerza, la violaba cuando quería. Grupo de prostitutas en las calles de Madrid. Tras la enésima agresión, decidió denunciar.

Poco antes, a punto estuvo de pasar a manos de otros mafiosos rumanos a cambio de 2. Sin embargo, su venta se frustró por discrepancias en el precio.

Hoy María trata de rehacer su vida con la ayuda de una ONG. Algunas realizan hasta 40 trabajos por jornada. Una vez entran, les es muy complicado salir de un piso como estos. Esta ONG tiene ubicadas las ciudades de origen de las chicas que ayuda a reintroducirse en la sociedad.

Son en torno a una veintena. Aunque el método tradicional de las mafias para captar a jóvenes que después acaban siendo prostituidas es a través de contratos falsos de trabajo, la Policía Nacional y la Fiscalía Especial de Extranjería han detectado un nuevo método de atracción: Se trata de usar a chicos para seducir y enamorar a jóvenes de forma engañosa con el fin de persuadirlas para que viajen a España con ellos. Una vez aquí, las mafias se hacen cargo de ellas para explotarlas sexualmente.

Durante , la Fiscalía Especial de Extranjería atendió casos de mujeres rumanas explotadas sexualmente. Tres de ellas eran menores. El año pasado se registraron 24 sentencias condenatorias por trata de seres humanos a manos de las mafias de este país del este de Europa.

Niña prostitutas prostitutas en rumania -

La patrulla de la Policía Nacional le vio zigzaguear con su camión, en un entorno de toxicómanos; soñar con prostitutas prostitutas peludas dio el alto, y descubrió la droga, valorada en unos Para el traslado de las chicas suelen emplear dos rutas: Una prostituta en el centro de Madrid Michael Bird. El engaño El drama de nuestras protagonistas comienza incluso en sus propios hogares. Selene llegó a ganar mil euros en una noche y vivía en la fantasía de formar un hogar junto a su pareja. Encontró el email de trata policía. Al dejar el club, Amelia encontró un trabajo normal a los tres días, pero cayó en una depresión.

Niña prostitutas prostitutas en rumania -

Hace cinco años era otra persona", responde Selene al preguntarle por su expareja. Se trata de usar a chicos para seducir y enamorar a jóvenes de forma engañosa con el fin de persuadirlas para que viajen a España con ellos. En algunos clubes de alterne de Rumanía, las jóvenes son mercancía objeto de compra y venta. Narra esta testigo que Marcel la llevó una vez a casa de un primo suyo, en Torremolinos. Estuve dudando y casi pasando del email". Selene llegó a ganar mil euros en una noche y vivía en la fantasía de formar un hogar junto a su pareja. Selene preguntó si podría trabajar en la heladería, pero su novio le explicó que no había hueco: Rumanas y nigerianas se reparten el centro niña prostitutas prostitutas en rumania Madrid. Al llegar, dos hombres también rumanos y de aspecto rudo -musculados y con varios tatuajes en brazos y cuello- metieron a las chicas en un caserón antiguo donde había cinco o seis mujeres de origen latinoamericano. Yo tenía hinchazones en pómulos, cara y cabeza". El Gobierno sigue manteniendo contactos con los grupos prostitutas pics prostitutas chinas valencia para consensuar la reforma legal que suprima los anuncios de prostitución. A continuación se describen las sobrecogedoras historias de dos de esas testigos, una de ellas menor de edad.


Warning: printf() [function.printf]: Too few arguments in C:\PB\Plugins\TemplateConvertorHost\htdocs\wordpress\wp-content\themes\creativ-business\comments.php on line 46

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *